dantdiver

Sea un gran compañero de buceo

Sea un gran compañero de buceo

El buceo es un poco como un deporte en equipo: durante toda la inmersión, es importante tener presente dónde se encuentra su compañero o compañera y cómo está. Pero uno no se convierte en un excelente compañero automáticamente, y está bien. Si bien para acompañar en el buceo de manera confiable y atenta es necesario dedicar tiempo y práctica, es un buen objetivo al que apuntar, para la seguridad y el disfrute de todos. 

El dúo dinámico

Una buena pareja de buceo se complementa bien: ambas personas comparten la misma idea sobre la seguridad, tienen habilidades compatibles o similares y están de acuerdo en lo que se espera de cada inmersión.

Antes de una inmersión, los compañeros deben ponerse de acuerdo sobre el ritmo de la inmersión, teniendo en cuenta la profundidad, la duración, el tipo de recorrido y la adaptabilidad. El plan de inmersión final debe estar basado en la persona más lenta o menos experimentada. Mientras discuten el plan, expresen qué objetivos tienen de la inmersión, para asegurarse de que coinciden en el resultado final. Por ejemplo, si las dos personas disfrutan de la belleza submarina y les gusta tomar fotos, son una buena pareja de buceo. Cuando los roles se complementan, es fácil disfrutar de la inmersión.

Durante todo el buceo, la comunicación es crítica. Bajo el agua, la pareja debe comunicarse clara y efectivamente y, como es obvio, sin palabras. Además de comprender las señas de mano, la pareja ideal debería poder entender las expresiones faciales, los gestos y las emociones con tan solo mirarse a los ojos. Durante la inmersión, pueden ir rotando entre el rol de líder y seguidor periódicamente, por lo que es necesario que evalúen esta dinámica. Un buen compañero de buceo no lo presionará para salir de su zona de comodidad ni para ir más allá de su nivel de habilidad.

Manténgase alerta durante toda la inmersión: además de controlar su equipo y las inmediaciones, observe a su compañero. Manténganse cerca entre sí para garantizar la seguridad de ambos, pero a la distancia necesaria como para no golpearse. Hagan contacto visual frecuente e incluso intenten escuchar las burbujas de la otra persona. Si nota que se está alejando por nadar muy rápido, vaya más lento para igualar el ritmo de la otra persona.

Aunque le hayan asignado la persona que lo acompañará en la inmersión, puede hablar con ella antes y durante la inmersión, para coordinar cómo será el buceo y asegurarse de que todo está bien para ambos.

Emergencias y otras situaciones

Bajo el agua, pueden desarrollarse situaciones muy rápidamente y las cosas pueden empeorar de un momento a otro. El compañero o la compañera de buceo es alguien en quien confiar si se presenta una emergencia. Con una buena noción de tiempo y espacio, un compañero de buceo se mantiene tranquilo bajo presión y puede reaccionar bien rápidamente. Contar con una pareja bajo el agua es sin duda invaluable en caso de una emergencia por falta de gas, una falla en el equipo o una situación de enredo.  

Contar con una pareja bajo el agua es sin duda invaluable en caso de una emergencia por falta de gas, una falla en el equipo o una situación de enredo.

Pero una buena pareja de buceo va más allá de las emergencias: su compañero puede ayudarlo a colocarse el equipo antes de descender. Incluso antes de la inmersión, la persona que lo acompañará puede darle su opinión sobre equipos nuevos de buceo, el destino o el sitio de buceo. Durante la inmersión, su pareja puede recordarle por medio de señas de mano cuánto aire le queda a ella (para evitar las emergencias mencionadas) o la profundidad a la que planearon descender y la profundidad a la que se encuentran. Por encima de todo esto, con un compañero puede compartir una amistad y momentos divertidos. Con alguien cerca, la excursión se vuelve inmediatamente más disfrutable (seamos honestos, la parada de seguridad es un poco más interesante si tenemos alguien a quien hacerle morisquetas o con quien comunicarse por medio de señas de mano graciosas).

¿Dónde encuentro un compañero o una compañera?

Entonces, ¿cómo encuentro pareja de buceo? Cualquier persona certificada para bucear puede ser su pareja y no es necesario que el vínculo sea exclusivo. Puede encontrar personas con las que bucear en grupos o canales de redes sociales, cursos de capacitación o redes de amigos y personas conocidas del ambiente del buceo. Pero antes de iniciar la inmersión, asegúrese de que la confianza sea mutua. Conozca a su pareja de buceo lo mejor que pueda según el tiempo con el que cuenten antes de la inmersión.

Y si no tiene compañía en su próxima aventura de buceo, no se preocupe. Le pueden asignar una pareja o puede ponerse de acuerdo con alguien en el barco y, en general, a los guías de buceo les suele gustar acompañar a quien no tiene pareja.

Si bucea con su cónyuge o con alguien que acaba de conocer, tenga en cuenta que cuanto más pueda aportar a la pareja, mejor será la inmersión. Tener una gran pareja de buceo —y serlo— mejora la seguridad y la diversión.