dantdiver

Enseñe a las personas que bucean a estar preparadas

Enseñe a las personas que bucean a estar preparadas

Como profesional del buceo, sabe que una persona puede lesionarse buceando incluso si hace todo bien. Es por eso que es importante asegurarse de que todos estén preparados para cualquier cosa. Enseñe a las personas que bucean a estar preparadas.

En un viaje reciente a México, Brad disfrutó el primer día de buceo sin que nada notable sucediera. Sin embargo, en el segundo día, tuvo una extraña sensación al final de la primera inmersión. “Ni bien llegué a la superficie, me pareció ver que el barco se alejaba de donde yo estaba”, explicó. “Pero rápidamente me di cuenta de que estaba desorientado y de que el barco no se estaba moviendo. Era una sensación similar al vértigo”. Más allá de este síntoma, Brad pudo volver a bordo.

Se quitó el equipo y, mientras hablaba con su compañero, empezó a inclinarse involuntariamente hacia adelante hasta perder el equilibrio y caer boca abajo en la cubierta. Se sentía paralizado y no podía levantarse. De inmediato, el divemaster le suministró oxígeno puro y dio aviso al capitán, que puso en marcha el barco para volver al hotel. “Durante el trayecto de regreso, en algún momento alguien se comunicó con la costa y con DAN, que coordinó rápidamente la respuesta para que tuviera todo lo que necesitaba”, recordó. Al llegar al muelle, lo esperaba un paramédico para trasladarlo al hospital local. Como no podía caminar, fue necesario que dos personas lo cargaran tomándolo por debajo de los brazos para desembarcarlo.

En el hospital, el médico sometió a Brad a varias pruebas de diagnóstico. La conclusión fue que había sufrido enfermedad disbárica y que sería necesario que quedara internado en el hospital. El primer tratamiento en cámara mejoró su condición, pero tuvo que pasar la noche en el hospital y someterse a un segundo tratamiento al día siguiente. Su incapacidad para mantener el equilibrio continuó y recibió otros dos tratamientos de cámara, además de líquidos por vía intravenosa y descanso después de cada tratamiento. Le dieron el alta hospitalaria tras cuatro largas sesiones de cámara en tres días, pero finalmente pudo volver a caminar sin ningún tipo de asistencia.

“Detrás de toda la logística de la atención que recibí estuvo DAN”, destacó Brad. “Agradezco no haber tenido que preocuparme de coordinar todo, especialmente porque probablemente no hubiera estado en condiciones de hacerlo. Soy miembro de DAN desde hace más de 20 años y la membresía y el seguro por accidente de buceo fueron fundamentales para mí en este viaje”.

Después de evaluar el perfil de la inmersión en su computadora, Brad llegó a la conclusión de que no había hecho nada mal: no había ascendido más rápido que lo normal, no había sobrepasado ningún límite ni había omitido la parada de seguridad. Sin embargo, sufrió enfermedad disbárica. Para sorpresa de muchos, esto suele suceder. En la mayoría de los casos de enfermedad disbárica en los que DAN asiste, la persona que buceaba se mantuvo dentro de los límites de su computadora de buceo.

“La factura total del hospital por el tratamiento que recibí superó los 22 000 USD, pero no tuve que pagar ni un centavo. Me di cuenta de que con la suma que habría tenido que pagar por este único accidente, hubiera podido pagar el seguro de DAN por más de una vida entera”, afirmó. “Tuve la cobertura de DAN para accidentes de buceo durante mucho tiempo antes de necesitarla e, incluso si no vuelvo a necesitarla, ya se pagó por sí sola con creces. Seguiré buceando hasta que ya no pueda hacerlo y nunca lo haré sin la cobertura de DAN”.

Con DAN, la logística de una emergencia ya no es una incertidumbre. Cuando un miembro llama a la línea de emergencia disponible las 24 horas, DAN gestiona la atención. Esto incluye evacuaciones y la coordinación de traslados aéreos complejos, si es necesario. Detrás de escena, los especialistas de DAN coordinan la atención y el transporte médicos con agencias locales. En emergencias de buceo, el personal médico de DAN incluso puede asistir a médicos locales que no tengan conocimiento de medicina del buceo.